El concepto de instalaciones móviles sigue por el camino del éxito: mezcladora de reciclaje en frío KMA 220i de Wirtgen, aún más eficiente

La KMA 220i conjuga los conocimientos y la experiencia de muchas décadas de la Cía. Wirtgen GmbH en el reciclaje en frío. Desde los años ochenta, los ingenieros, siendo líderes en el ramo, se dedican a la investigación de procedimientos ecológicos. Con una gama de productos que incluye nueve máquinas y equipos para aplicaciones de reciclaje en frío in situ o en planta, a día de hoy Wirtgen ostenta el liderazgo en el mercado mundial. Su oferta incluye recicladoras sobre ruedas y sobre orugas, así como una mezcladora de suspensión y el equipo de laboratorio móvil WLB 10 S. En la bauma 2016, festejará su estreno la KMA 220i, el modelo más reciente de las mezcladoras móviles de reciclaje en frío de Wirtgen.

Reutilización y tratamiento lucrativos de material

La potente KMA 220i convence por su elevada capacidad de mezcla de hasta 220 t/h en la producción de aglomerado frío de alta calidad hecho a base de materiales de construcción reciclados y permite una gran cantidad de aplicaciones. La capacidad de mezcla incluso supera la capacidad de muchas instalaciones estacionarias grandes.

El nuevo concepto de instalaciones móviles posibilita un montaje sencillo y una producción de aglomerado cerca de las obras que además ahorra energía. La KMA 220i es ecológica en todos los sentidos: los viajes de los camiones entre el lugar de la producción del aglomerado y las obras, que generalmente exigen mucho tiempo, se reducen al mínimo, lo que obviamente repercute de forma muy positiva en los gastos de combustible. Además de ello, no es necesario secar ni calentar los constituyentes para la producción de aglomerado, lo que también implica una menor emisión de CO2. Debido al continuo aumento de los precios de las materias primas y de la energía, cada vez cobra mayor importancia la reutilización consecuente y completa del material fresado y el tratamiento de éste de una forma económicamente eficiente y respetuosa con los recursos. Gracias a sus funciones perfeccionadas, la KMA 220i ofrece a las empresas de construcciones viales una atractiva posibilidad de aprovechar con éxito los potenciales que ofrece este campo de actividad.

Extraordinaria capacidad de mezcla de 220 t/h

A bordo de la instalación compacta, un fuerte motor diésel de 6 cilindros y una potencia de 129 kW garantiza el correspondiente rendimiento para la instalación móvil de producción de aglomerado. Así, por ejemplo, con una capacidad de 200 t/h es posible producir, cada seis minutos, suficiente aglomerado reciclado en frío para cargar un camión de 20 t. La producción continua asegura el abastecimiento fiable incluso de grandes extendedoras de calzadas. Gracias a su unidad de motor propia, la KMA no depende de fuentes de energía externas. El motor se encuentra alojado de forma ecológica en una caja insonorizada y, durante los tiempos improductivos, es posible conmutarlo al económico modo de operación ECO. Los reducidos valores de emisión permiten también su empleo en zonas urbanas.

Aun con su elevado rendimiento por jornada, la KMA produce mezclas de una calidad excelente y constante. Un mezclador continuo de dos árboles con brazos de mezclado de desgaste reducido y hojas de mezcla reajustables de fundición dura especial garantiza la mezcla homogénea de todos los materiales de construcción.

La KMA 220i es capaz de producir aglomerado tanto por lotes como de forma continua: el aglomerado se carga directamente en camiones mediante la cinta de descarga girable o se almacena en depósitos para utilizarlo posteriormente. Por su larga almacenabilidad, el aglomerado con asfalto espumado es particularmente apropiado para este último tipo de producción.

«Embalada» de forma compacta para la siguiente aplicación: todos los componentes de la KMA 220i se encuentran a bordo del semirremolque y no es necesario desmontar otros componentes y transportarlos por separado.

«Embalada» de forma compacta para la siguiente aplicación: todos los componentes de la KMA 220i se encuentran a bordo del semirremolque y no es necesario desmontar otros componentes y transportarlos por separado.

Transporte sencillo, montaje rápido: ahorro de tiempo y de costes

Por sus ventajosas dimensiones de transporte de 13,40 m de longitud (o bien, de 14,71 m de longitud con cabina), 2,50 m de anchura y 4 m de altura y por su reducido peso total de aprox. 29.950 kg es fácil trasladar la KMA 220i de una obra a otra. Dado que las dimensiones de transporte cumplen las normas internacionales de tráfico en carreteras, no se requiere ningún permiso especial. La mezcladora está instalada en su totalidad en un semirremolque. Una máquina tractora estándar realiza el transporte de la misma; todos los empalmes están normalizados. Basta con hacer girar hacia adentro el sinfín de cemento, la cinta de descarga y la cabina de mando antes de efectuar el acoplamiento.

No es necesario disponer de cimientos para realizar el montaje seguro de la instalación. Los estables soportes telescópicos delanteros se extienden de forma manual. Debajo del depósito de agua y entre los ejes se encuentran unos apoyos telescópicos que se extienden de forma hidráulica y soportan el peso de la máquina. La cabina de mando, el sinfín de cemento y la cinta de descarga se posicionan de forma hidráulica con solo pulsar un botón. Gracias al bien pensado concepto de montaje y transporte de la mezcladora de reciclaje en frío, de alta movilidad, el operador ahorra tiempo y dinero, por ejemplo, en personal adicional para el montaje de la instalación.

Todas las opciones en las variantes de mezcla: una amplia gama de aplicaciones

La ventaja evidente de la KMA la constituye su versatilidad en el tratamiento de diferentes materiales de construcción no ligados: las más variadas mezclas nuevas de granos y/o de materiales de construcción fresados reciclados las convierte en mezclas en frío de alta calidad, mediante la adición de ligantes. Como materiales de construcción reciclados se pueden utilizar todos los materiales procedentes de firmes de carreteras.

«Planta mezcladora» móvil con muchos campos de aplicación: la KMA 220i se adapta flexiblemente a las circunstancias reinantes en cada obra y requiere poco espacio.

«Planta mezcladora» móvil con muchos campos de aplicación: la KMA 220i se adapta flexiblemente a las circunstancias reinantes en cada obra y requiere poco espacio.

También en cuanto a los ligantes la KMA ofrece todas las posibilidades: la instalación móvil es capaz de mezclar los correspondientes materiales de base con cemento o emulsión o incluso con asfalto espumado, añadiendo agua para transformarlos en un aglomerado frío que se utiliza para una capa de base ligada. Además de ello, es posible producir mezclas con cemento y emulsión o con cemento y asfalto espumado. La receta para los ligantes y los áridos se determina a través de unos ensayos previos realizados en el laboratorio. Hay que destacar que el innovador asfalto espumado se puede emplear de forma muy económica, dado que solo se requieren cantidades muy pequeñas. El pesaje preciso y la dosificación exacta del ligante se realizan por medio de una célula de carga y se controla mediante un microprocesador.

Los aglomerados en frío de la KMA 220i son ideales para la construcción de autopistas, para capas de base de excelente calidad en la construcción de calzadas y caminos y para aparcamientos y superficies de descarga en zonas industriales. En carreteras sumamente transitadas se utilizan ligantes como el cemento, la emulsión de asfalto o el asfalto espumado. El cemento se emplea para producir capas de base ligadas de forma hidráulica. La emulsión de asfalto y cemento junto con la mezcla de materiales de construcción generan capas de base de alta calidad ligadas con asfalto o de forma hidráulica. Añadiendo asfalto espumado y cemento se obtienen capas de base estables y sumamente flexibles.

EN FR ES PT