La feria bauma 2016 es también una pasarela para presentar las innovaciones de las fresadoras grandes de Wirtgen

Siempre que se requiere sanear superficies grandes de asfalto u hormigón, se utilizan las fresadoras grandes de Wirtgen. Además de las fresadoras pequeñas y compactas, son nueve potentes máquinas con anchuras de fresado de 1,5 m a 4,4 m las que completan el rango superior de la gama de fresadoras en frío de Wirtgen – también en la bauma 2016. Se exhibirán innovaciones que optimizan aún más el empleo económico de la serie de fresadoras grandes.

Fresadoras grandes de todas las clases de peso y rendimiento de fresado

El espectro de trabajos de la clase de rendimiento más potente, compuesta de los modelos W 1900, W 200/W 200i, W 2000, W 200 Hi, W 210/W 210i, W 220 y W 250i, no solo abarca el fresado por capas de vías de asfalto u hormigón con una profundidad de fresado máxima de 35 cm, sino que también incluye el restablecimiento de la rugosidad de superficies, la explanación del subsuelo, la generación con exactitud milimétrica de superficies planas o el fresado de fondos de túneles. Estas tareas forman parte de las muy variadas aplicaciones de las fresadoras grandes de Wirtgen que a su vez se pueden adaptar de una manera muy flexible a cada uno de los trabajos de fresado. Estas máquinas, diseñadas para ofrecer un alto rendimiento, realizan su trabajo con gran productividad y, gracias a las modernísimas tecnologías, de forma especialmente económica.

El fresado fino es un procedimiento particularmente económico y que protege las materias primas, con el que se pueden eliminar las deformaciones de carreteras y generar superficies uniformes y llanas. A tal efecto, se utilizan tambores de fresado fino que disponen de una mayor cantidad de picas de vástago cilíndrico con una distancia entre líneas de hasta 4 mm. Una vez finalizados los trabajos de tratamiento superficial con la Wirtgen W 210i, la calzada estuvo disponible de inmediato para el tráfico.

El fresado fino es un procedimiento particularmente económico y que protege las materias primas, con el que se pueden eliminar las deformaciones de carreteras y generar superficies uniformes y llanas. A tal efecto, se utilizan tambores de fresado fino que disponen de una mayor cantidad de picas de vástago cilíndrico con una distancia entre líneas de hasta 4 mm. Una vez finalizados los trabajos de tratamiento superficial con la Wirtgen W 210i, la calzada estuvo disponible de inmediato para el tráfico.

Modernísimas tecnologías para una gran variedad de aplicaciones

Entre las características de probada eficacia de Wirtgen se cuentan, por ejemplo, el accionamiento de las máquinas W 210i y W 250i. Gracias al empleo de dos motores diésel, el operador de la máquina puede aprovechar la potencia del motor según las necesidades y reducir así los gastos de gasolina hasta en un 25 % en comparación con la técnica de accionamiento convencional equiparable.

Con la ayuda del sistema PTS (parallel to surface) se consigue alinear las fresadoras grandes de forma paralela a la superficie de la carretera y realizar perfiles de alta calidad con sencillez y sin errores. La función automática se hace cargo de todos los procesos que, normalmente, el operador tendría que seleccionar uno a uno. El proceso automático que se lleva a cabo, por ejemplo, a la hora de descender la máquina a la vía de fresado, contribuye a evitar un mayor desgaste o incluso la rotura de las picas al iniciar los trabajos de fresado.

La fresadora grande W 200i de dos metros de Wirtgen con un peso en servicio reducido de 27 100 daN (kg) se cuenta entre las fresadoras grandes muy compactas y ligeras de su clase de rendimiento de 410 kW.

La fresadora grande W 200i de dos metros de Wirtgen con un peso en servicio reducido de 27 100 daN (kg) se cuenta entre las fresadoras grandes muy compactas y ligeras de su clase de rendimiento de 410 kW.

Gracias al Intelligent Speed Control System (ISC), que funciona igual que el control de tracción de un coche, se minimiza el riesgo de que las orugas se derrapen, permitiendo así la máxima tracción de todos los trenes de orugas a fin de obtener el mayor rendimiento de fresado posible. De esta forma, el ISC demuestra sus fuertes, sobre todo, en aplicaciones de fresado exigentes.

Con el «Operator Comfort System», caracterizado con las siglas OCS, Wirtgen marca nuevas pautas en cuestiones de comodidad y facilidad de manejo de fresadoras grandes. El elemento esencial del OCS es la cabina que se desplaza y gira por medios hidráulicos, ofreciendo así, de forma rápida y efectiva, perfecta visibilidad al conductor. El equipamiento interior de alta calidad de la cabina hace realidad todos los deseos: la transmisión mediante cámara, el control preciso con joystick y un potente sistema automático de aire acondicionado se encargan de que las condiciones de trabajo sean perfectas, independientemente de las condiciones meteorológicas.

Otra innovación: la cinta de carga doble

En la bauma 2016, Wirtgen presentará nuevas características y, con ellas, soluciones prácticas que mejoran aún más la capacidad y la rentabilidad de la serie de fresadoras grandes. La integración de una cinta doble en la fresadora más potente, la W 250i, constituye una innovación absoluta. Gracias a las dos cintas de movimiento paralelo es posible acelerar uniformemente el material fresado y cargarlo en un camión con un flujo compacto de material.

Además de esto, hay muchos detalles optimizados, entre ellos, detalles del sistema de cámaras, de los pupitres de mando, del equipo de aproximación del rascador o del procesamiento de datos de trabajo, que garantizan una realización aún más eficiente de los trabajos de fresado.

Ventaja evidente del concepto de doble motor de la W 250i: el fresado en función de las exigencias de rendimiento con un motor de 608 CV o con dos motores de 1005 CV reduce los costes operativos.

Ventaja evidente del concepto de doble motor de la W 250i: el fresado en función de las exigencias de rendimiento con un motor de 608 CV o con dos motores de 1005 CV reduce los costes operativos.

EN FR ES PT